Comparado con la cocina, el cine es un arte incompleto. No intervienen los 5 sentidos.

 

 Pero esto no le impide a Ratattouille hablar de la explosión sensorial de la cocina y la buena mesa desde unos recursos, absolutamente audiovisuales. Esencialmente, es la historia de un personaje aparentemente insignificante que persigue sus sueños gastronómicos hasta hacerse con ellos. En París, nada menos.

Leer el resto de esta entrada »